AVATARA y AVATARI

 por Jñana Sukriti das
 
Avatara significa textualmente "El que desciende". Refiere al descenso de la Verdad Absoluta, desde la morada espiritual. De manera que el carácter divino del Avatara debe quedar demostrado en hechos, hazañas y sabias instrucciones espirituales para el beneficio de toda la humanidad, en especial para los devotos del Señor.
 
Avatara puede referir al Señor Mismo quien desciende; a sus encarnaciones; o a sus enviados. Aunque esto es precisamente el único punto que puede generar confusión:  ¿Cuándo el Avatara es Dios Mismo, ó, cuándo es una encarnación apoderada?  Sin embargo, en cualquiera de los casos, el Avatara es una encarnación no-dual del Señor Supremo. Además, el Avatara viene siempre con la misión ex-profesa de proteger, iluminar y dar el ejemplo. Debe entenderse que el Avatara o "Quien desciende",  no lo hace a escondidas, para permanecer a escondidas, e irse a escondidas. El desciende para proteger a los piadosos y neutralizar a los impíos, para salvar y manifestar el reino de Dios en la Tierra. Ese es un Avatara.
 
El tema de los Avataras está presente a lo largo de todos los Vedas. Especialmente el Srimad Bhagavatam narra la historia de los principales Avataras. La mejor referencia, para nuestro entendimiento moderno, lo expone Srila Prabhupada Bhaktivedanta Swami, el fundador Acharya de la Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna, Iskcon. En comunicación electrónica del 14 de abril 2015, el actual presidente del Templo de Iskcon Caracas, el Prabhu Madhurya das, nos ha enviado el comentario que Srila Prabhupada ha dejado en tres versos principales del Srimad Bhagavatam. Son los versos 26, 27 y 28, del capítulo tres del Canto Primero. No hay mejor referencia para este tema que la expuesta en estos tres versos. Los lectores interesados harían bien en estudiarlos directamente.
 
Los poetas utilizan este término sánscrito, Avatara, con el significado de transformación, fase o cambio; cuanto el escritor Borges lo hace para indicar repetición, vicisitudes o azar. La expresión moderna "los avatares de la vida" es una vaga alusión a la repetición disfrazada de los mismos tiempos de existencia. En la película Avatar del director James Cameron, Avatar es un programa para transformar a un paralitico, proporcionándole un cuerpo artificial, según la ficción, y capacitarlo para la comunicación con ciertos nativos muy progresados.
 
De manera que tanto los poetas, como los escritores y cineastas, se han equivocado en cuanto a la esencia del Avatara. Justo el Avatara es siempre el Señor mismo; es la expansión no-diferente del Señor ; o un personaje aparentemente común, un ser viviente simple, pero que recibe el apoderamiento de la energía del Señor, el Shakti, convirtiéndose en un ser tan bueno y representativo como el propio Señor Supremo. Cuando se está frente al Avatara, se está frente a la esencia de Dios, no importa el traje o el disfraz, la forma o el color.
 
Mi experiencia personal con el término Avatara es de varios tipos. A partir del año 74, conocí que en los libros de Srila Prabhupada se describe a Dios como un único y sólo Dios Supremo, pero quien se encarna en diversas ocasiones para salvar al mundo de la depravación. Cuando la humanidad estaba muy degradada, los Avataras aparecían con formas animales, como Varaha y Narasimha. A medida que el hombre se eleva más y más en la conciencia espiritual, la entonces esperanza de una mayor capacitación del conocimiento y la cultura, se ve recompensada por Avataras con apariencia de forma humana, como Ramacandra, quien siendo una encarnación de Visnú, demostró ser un hijo, esposo y gobernante perfectos. Luego, con el pasar de las eras, volvió la degradación. Para cuando Krishna y Balarama hacen su advenimiento, el tiempo de sufrimiento de la humanidad, por abuso de los gobernantes criminales, finaliza; gracias al poder de Krishna y Balarama; pero para ese entonces, Krishna y las gopis exhiben el más grande nivel de amor jamás imaginado en la historia del mundo.
 
Luego, mi otra experiencia con el término Avatara, fue cuando presencié la iniciación de un muy querido hermano espiritual a quien le dieron el nombre iniciático de Avatari das. Aquí el término Avatara se transforma en Avatari. Si Avatara significa encarnación, Avatari refiere a la fuente de todas las encarnaciones. Investigándolo bien, Avatari refiere tanto a Krishna cuanto igualmente a Sri Caitanya Mahaprabhu. Esta es la diferencia sutil entre el hinduismo y el Krishnaismo. Los hindúes tradicionalistas consideran que Visnú es el Dios Original y que Krishna es una encarnación de Visnú. Mientras que el Krishnaismo considera que Krishna es la Suprema Personalidad de Dios Original. El Supremo Dios debe ser supremamente atractivo, en su forma de dos brazos, hermoso y atrayente para todos  sin excepción, con su flauta, su hermosa sonrisa y sus picardías y bromas simpáticas y ocurrentes. Krishna atrae a todos, a las nubes, a las vacas, a las aves y bestias, a los ríos, a las montañas, al viento, a los sabios y semidioses, y a toda la humanidad; pero también a los demonios, y a todos los transforma mediante su potencia interna amorosa. Krishna, con su forma juvenil eterna, siempre está rodeado de chicas y jóvenes dispuestos a servirle con entero amor. Krishna atrae incluso a Visnú, y sus laksmis desean el nivel de fortuna de las gopis de Krishna. Ellas, las laksmis, son diosas de la fortuna, pero ellas desean la fortuna de las gopis de Krishna. 
 
Krishna es la Suprema Personalidad de Dios. Considerando que Visnú es Dios para las tareas de la creación, manutención y destrucción de los universos materiales, es difícil que pueda mostrar lilas o pasatiempos de amor. Nunca sus Laksmis reciben lo que las gopis reciben, ser abrazadas durante su baile preferido, la danza rasa, ser rodeadas por los brazos cual trompas de elefantes del Señor Krishna, y mantener sus rostros vibrantes de emoción, íntimamente unidos, cara a cara, con Él.
 
El Señor Visnú existe tanto dentro de la creación Maha-Tattva, como parcialmente en el corazón de las entidades vivientes que son manifestadas dentro del mundo material; y también se Le encuentra penetrando dentro de cada átomo, en todas partes del mundo material. Todo esto dentro de la Creación Material. Pero el Señor Krishna, su mundo y sus asociados, están eternamente existiendo más allá de la creación material; y también dentro del Maha tattva si así lo desea.
 
Pero quizás la más misericordiosa manifestación del Avatari es cuando desciende como Sri Caitanya Mahaprabhu. Porque Krishna mismo desciende disfrazado como un maestro espiritual que enseña cómo se debe adorar y amar a Dios. El es Avatari. Y este Avatari es la transformación divina de Radha y Krishna juntos. Avatari de doble concentración.
 
Los Shakti-avesa-avataras refieren a seres vivientes muy avanzados entre nosotros, en cuanto al entendimiento espiritual, y quienes manifiestan las potencias de Krishna plenamente. En ellos, Krishna se muestra encarnado en la forma de Krishna-Shakti, su propia potencia. Los Shakti-avesa-avataras realizan grandes obras de purificación y conversión de los no-devotos en devotos. Sus tratados filosóficos, sus libros, sus templos, sus misiones, la iluminación y representación plena del Señor Supremo, los hacen tan buenos como Dios. Hay muchos ejemplos de ellos, sin embargo los más conocidos por nosotros en Occidente son Buda, Jesucristo, Mahoma, y su divina gracia A. C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada.
 
Por último se debe advertir en contra de aquellos usurpadores que no tienen realmente la potencia de convertir a los no-devotos en devotos y ocuparlos en el servicio espiritual de Dios, ni pueden transformar sus vidas sufridas y materialistas. Muchos engreídos por la embriaguez de la ilusión material, se posan como grandes devotos y por último se auto-declaran encarnaciones de Dios. Hacer trucos mágicos no es el síntoma de un guru genuino, o de una encarnación, pues de ser así, el escapista Haudini y Madrake el mago hubieran salvado a la humanidad. 
 
Hare Krishna