Los Cincuenta Años de Iskcon

por Jñana Sukriti Das, discípulo de Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Srila Prabhupada
 
En julio de 2016 celebramos en todo el mundo el cincuenta aniversario de la creación de ISKCON, la Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna. Su fundador y maestro espiritual Acharya, Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada, configuró esta sociedad espiritual de manera que perdurase por siempre. Esta celebración bien pudiera ser la de los cien años, o la de los doscientos años, o la de los quinientos años de ISKCON, o aun más, porque el genio trascendental de Srila Prabhupada consistió en crear no sólo una sociedad espiritual que se diera a conocer en todo el mundo, sino que existiera por siempre.
 
ISKCON está basado en el movimiento de sankirtan de Sri Chaitanya Mahaprabhu. El movimiento de sankirtan es el canto en congregación de los Santos Nombres de Krishna. Aunque hoy en día existen muchas organizaciones basadas también en el movimiento de sankirtan, todas ellas muy respetables, sin embargo, Srila Prabhupada no sólo fue el primero en traer a occidente el movimiento de sankirtan, sino que se aseguró de que este canto congregacional de los Santos Nombres de Krishna se realice por siempre. ISKCON es una unión mundial y trascendental de devotos rendidos a Krishna, que bien perdurará por siempre.
 
ISKCON ha sido el resultado del esfuerzo de Srila Prabhupada, junto con sus discípulos y amigos, para ser parte del árbol trascendental del amor por Dios, conocido como el árbol de Sri Chaitanya Mahaprabhu. En ese árbol del amor por Dios, algunas ramas se secarán y otras perdurarán. En el Sri Chaitanya Charitamrita se narra cómo los hijos de Advaita Acharya, el eterno asociado de Sri Chaitanya Mahaprabhu, crecieron formando ramas de este árbol. Algunos de ellos, sin embargo, no siguieron estrictamente las órdenes de Advaita Acharya y eventualmente se secaron. Otros, como Achyutananda y sus seguidores, se convirtieron en ramas muy fuertes y frondosas del árbol de Sri Chaitanya Mahaprabhu, ya que ellos siguieron, sin especular, todas las instrucciones del Acharya. Srila Prabhupada relata todo esto, muy delicadamente, en sus comentarios de los versos que van del 8 al 11, del Sri Chaitanya Charitamrta, Adi-lila, capítulo 20.
 
Srila Prabhupada es muy querido por Krishna, tal como reza su pranati, porque creó a ISKCON, una verdadera congregación de genuinos devotos de Krishna. Por eso, Srila Prabhupada es muy querido por Krishna. Así como en el Chaitanya-lila, el Señor Nityananda (el maestro espiritual original) es muy querido por Sri Chaitanya Mahaprabhu, porque representa la misericordia expansiva e indestructible de Krishna; de la misma manera, Srila Prabhupada es muy querido y apreciado por el inaugurador del movimiento de sankirtan, Sri Chaitanya Mahaprabhu.
 
La Academia Española define congregación como “una hermandad autorizada de devotos”. Y es muy significativo e importante que sea una hermandad “autorizada”. Por lo menos, así lo fue para Srila Prabhupada. Si muchos de nosotros hubiéramos crecido en la India del siglo XX, como tuvo la oportunidad de hacerlo nuestro fundador Acharya, Srila Prabhupada, entenderíamos mejor la importancia de que un devoto de Krishna sea genuino. No basta solamente con que una persona adopte las vestimentas o las apariencias de un devoto de Krishna, o que logre obtener una iniciación ritual, o que reciba un nombre espiritual de estampa, si su comportamiento es indeseable y deshonroso para el verdadero movimiento de sankirtan de Sri Chaitanya Mahaprabhu. La india del siglo XX produjo miles y miles de tales devotos “de pacotilla.
 
Srila Prabhupada hizo especial énfasis en que sus devotos practicaran la devoción pura a Krishna, conocida como suddha-bhakti. “Pura” significa libre de la contaminación creada por la complacencia material de los sentidos; libre de materialismo y especulación mental intelectual. El suddha-bhakti es la esperanza de felicidad para las almas condicionadas caídas en este mundo material.
 
El verso del Srimad Bhagavatam que apoya la anterior afirmación, reza: sa vai puṁsāṁ paro dharmo yato bhaktir adhokṣaje ahaituky apratihatā yayātmā suprasīdati: “La suprema ocupación [dharma] para toda la humanidad, es aquella mediante la cual los hombres pueden llegar a prestarle amoroso servicio devocional al Supremo Señor. Para que dicho servicio devocional satisfaga al ‘yo’ por completo, debe estar libre de motivaciones y debe ser ininterrumpido.” (SB.1.2.6)
 
Apratihata, significa ininterrumpido. Esa es la condición que busca crear la sociedad ISKCON, apratihata, continuidad, ininterrupción. Ahaituky, significa sin motivaciones materiales, y apratihata significa sin interrupción. Las dos condiciones para que las prácticas espirituales surtan su efecto purificador. Para ser feliz por completo, se debe ser una persona espiritual y con prácticas devocionales ininterrumpidas. Mantenerse en el sendero espiritual depende de estas dos condiciones. Si uno es un materialista siempre, o si uno deja de serlo sólo por momentos, no puede convertirse en un verdadero devoto vaishnava del Señor; no puede convertirse en un genuino devoto de Krishna. Y si alguien pretende ser un devoto vaishnava sin una práctica sincera y constante, su pretensión será lo único que obtendrá, y no el amor por Krishna.
 
La sociedad ISKCON ha creado una congregación mundial de devotos  de Krishna. La concepción original de ISKCON nació en Srila Bhaktisiddhanta Saraswati Thakura, el maestro espiritual de Srila Prabhupada, quien recomendó crear un cuerpo de devotos genuinos (GBC), con la misión de vigilar que el avance de la sociedad espiritual encargada de sostener el baluarte de Sri Chaitanya Mahaprabhu, el canto de los Santos Nombres de Krishna, tuviese siempre la más grande pureza. ISKCON va a mantenerse siempre firme, y para ello, debe vigilar que su avance en la sociedad y en el tiempo no se vea comprometido por la posible flaqueza personal de algún miembro o por las eventuales malas administraciones de los recursos disponibles para sacar adelante esta labor de prédica. Con este fin, Srila Prabhupada creó una sociedad espiritual donde la suprema autoridad no se encuentra en las manos de los gurus sino en la congregación de los devotos. Creó una sociedad espiritual donde nadie guarda los dineros en sus bolsillos personales. Creó una sociedad donde los gurus representantes son la suprema autoridad espiritual de sus discípulos, pero en ISKCON la suprema autoridad de la sociedad es la asamblea unida de los devotos. La autoridad de ISKCON está configurada por un cuerpo comisionado de gobierno (GBC). Esto, asegura la corrección en las fallas del sistema, y permite la continuidad de la labor de prédica.
 
Así celebramos los cincuenta años de la fundación de ISKCON: predicando de Krishna y del canto de Sus Santos Nombres.
 
Aquellos, quienes aspiran a convertirse en devotos genuinos de Krishna, harán bien en acercarse a los miembros autorizados de esta sociedad espiritual trascendental, que predica el movimiento de sankirtan, el canto de los santos nombres de Krishna.
 
Hare Krishna,
 
Jñana Sukriti Das
Julio de 2016