Phaneendra´s gone. Phaneendra se fue. “Dejó el cuerpo” suele decirse en elocuencia devocional.

[Prabhu Phaneendra con sus hermanos espirituales en el Templo de San Bernardino. Foto: Prabhu Muni Priya, C. 2013.]

 

Por Gouranganatha Dasa, 19 de febrero de 2017

 

“Cada uno de nosotros es mesías. Cualquiera que sea consciente de Krishna es el mesías. Cualquiera. ¿Por qué? Todos nosotros. Gaurangera bhakta-gane, jane jane sakti dhari, brahmando tari saki: “El devoto del Señor Chaitanya, cada quien tiene tan inmensa fuerza que cada uno puede liberar a todo el universo. Gaurnagera bhakta-jane, jane jane sakti tari… Eso es, los hombres de Gauranga.”

Su Divina Gracia Srila Prabhupada en su Caminata Matutina de Bombay, el 13 de abril de 1977.

En: Virabahu Dasa. 2012. The Guru and what Prabhupada Said. (Del Guru y lo que Prabhupada Dijo). Balarama Printery, Guyana: West Central Demerara. Página 104.

 

“Seguro… Srila Prabhupada y una legión de santos de los tres mundos estaban con él. El oxígeno es un elemento material y está presente en todos lados, qué decir de Srila Prabhupada: él es omnipresente y más, en donde su querido hijo sufre.”

Muni Priya Das, 10 de Febrero 2017, 12:09 p.m.

Prabhu Muni Priya dejó su mensaje de la partida de Prabhu Phaneendra en mi celular el día 10 de febrero a las 2:32 a.m. Pero algo antes, al despertarme con el breve sonido del click del aviso, al levantarme para ver quién me escribía a tal hora de la madrugada, vi a Prabhu Phaneendra en la puerta de mi casa: siempre abierta y protegida por una vigorosa reja e iluminada por un potente bombillo que alumbra el pasillo o corredor en Laguna Beach. Había venido a despedirse y aunque supe en mi somnolencia que se trataba de “una visión” y no sentí ni aprensión ni extrañeza.

Leí el aviso de Prabhu Muni Priya y contesté que le haríamos un Sradha a los once días de su partida. A mediodía escribió lo que he copiado arriba con su firma: augurando la presencia de Srila Prabhupada en el sufrimiento de Prabhu Phaneendra.

Volví a la cama y soñé que había una vía del servicio devocional en Conciencia de Krishna y que había otra: paralela y muy diferentes entrambas. En eso, precisamente, estaba la recomendación para la vida, de Prabhu Phaneendra en su despedida para mí.

El año anterior había decidido traerlo de Maturín con Prabhu Karuna Aksa y alojarlo en una casa de reposo cercana al Templo, casi al lado de la Casa Anauco Arriba, en la última parada del Metrobús de Bellas Artes, frente al Avila y de allí, supuse que vendría a diario a tomar prasada y a congregar con los devotos: con sus hermanos espirituales discípulos  de Srila Prabhupada.

Me descuidé y Prabhu Karuna Aksa no volvió. Pero quedé comprometido con Prabhu Phaneendra. Relizaremos su Sradha en ISKCON Caracas Nama-hatta Caraballeda este domingo 26 de febrero.

Sirvan estas palabras en poesía que copio en su memoria, y la fotografía, de las muchas que tomó Prabhu Muni Priya, incluyendo esa famosa, en la  que arroja flores al paso de Srila Prabhupada a su llegada al templo de la Quinta Las Ranas, en Colinas de Los Chaguaramos, en febrero de 1975.

¡Hare Krishna! ¡Phaneendra Prabhu Ki jaya!

 

Acaso, nunca homenajeamos su desnudez

ni supimos del ardor de sus espaldas

 

Acaso, nunca volvamos a saber de ellas

Jósbel Caraballo Lobo, 2011. En la hendidura. Primer Premio de Poesía Juan José Breca. La Guaira. 

Tags: