Visita de Srila Prabhupada a Venezuela

Durante siete días en 1975, los devotos en Caracas disfrutaron de la presencia del embajador del mundo espiritual

Por Jagad Chaksur Dasa, quien ahora es Su Santidad Bhakti Sundar Goswami.

Srila Prabhupada y sus discípulos viajaron difundiendo el movimiento de conciencia de Krishna por todo el mundo. Aunque, en los lugares donde Prabhupada ni sus discípulos habían llegado todavía, la conciencia de Krishna se había arraigado por la fuerza de sus libros. Uno de estos países fue Venezuela, en la América del Sur.

Ilan Chester era un joven músico venezolano en busca de respuestas a la finalidad de la vida. Durante su visita a Tel Aviv, Israel, en 1972, conoció a los devotos de Krishna , por primera vez. De regreso a Venezuela, llevó libros sobre la conciencia de Krishna y los distribuyó entre sus amigos. Pronto, hubo un pequeño grupo cantando Hare Krishna y leyendo regularmente los libros de Srila Prabhupada. Ilan escribió una carta al templo de Ciudad de México, pidiendo ayuda para abrir un centro de prédica en Caracas. En ese tiempo, un grupo de devotos encabezados por Hanuman Goswami fueron de gira por América Latina y el Caribe y a finales de 1972 llegaron a Caracas, desde Trinidad. Junto con el pequeño grupo de devotos locales, abrieron en Caracas el primer centro ISKCON en América del Sur.

Citsukhananda Dasa, que había abierto el primer templo en Ciudad de México y se desempeñó allí como presidente del templo por algún tiempo, quiso unirse a los devotos de Venezuela y ayudarles a establecer el movimiento en Caracas. Le escribió a Srila Prabhupada pidiendo su permiso y bendiciones. Prabhupada respondió el 11 de diciembre de 1972:

Así que creo, que sea porque Hanuman siempre me está enviando informes exitosos de reuniones de predica, de artículos de prensa y fotografías, que este movimiento de conciencia de Krishna va a ser muy famoso allí y usted encontrará muchas personas interesadas que pueda tomar como devotos, al igual que en México. Si existe una buena posibilidad de organizar programas, y si usted tiene un lugar muy agradable para entonces, ¿por qué no se detiene allí, en Caracas, y regresa a su país el próximo año?

Citsukhananda fue el primer presidente del templo en Caracas, a principios de 1973. En diciembre de ese año, casi uno después de establecido el templo de Caracas, los primeros devotos venezolanos viajaron con Citsukhananda a Los Ángeles para recibir la iniciación de Srila Prabhupada. Entre ellos, estaba Ilan, quien recibió el nombre de Havi Dasa, y otros devotos que recibieron iniciación: Viraha Dasa, Virabahu Dasa, Tamoha Dasa, Pramána Dasa, Karta Dasi y Vara Dasi. Durante un paseo por la mañana en Cheviot Hills Park, Prabhupada prometió a los devotos de Venezuela que iría a visitar su país en un futuro cercano.

Los devotos en Venezuela se inspiraron en la palabra de Prabhupada para difundir la conciencia de Krishna en beneficio de todas las entidades vivientes. El movimiento se expandió rápidamente en Venezuela y muchas personas se fueron convirtiendo, atraídos por la conciencia de Krishna, según lo dicho por Srila Prabhupada en su carta a Citsukhananda. Pero los devotos no actuaron sin oposición.

Primeras luchas

Una vez, a principio de 1973, Hanuman hablaba a un grupo de estudiantes de la Universidad Central de Venezuela. Eran comunistas que se perturbaron a la crítica de Hanuman, del ateísmo. El debate recrudeció y al final, los estudiantes enfurecidos persiguieron Hanuman gritando: "Agárrenlo… Para ahorcarlo". De alguna manera, ellos pensaron que Hanuman pertenecía a la CIA y quisieron lincharlo. Un abogado, de apellido Bolívar, pasaba en su automóvil y al ver a Hanuman siendo perseguido, se detuvo y le hizo señas para saltar al auto, salvando así, su vida.

En ese tiempo había muchos grupos religiosos nuevos, en Venezuela. Algunos de ellos, eran dudosos y atrajeron las quejas del público. Así que, el gobierno decidió investigar todos estos nuevos grupos religiosos en el país. Sin previo aviso, la policía llegaría a cada centro y registraría el local. Sus descubrimientos eran luego difundidos en los periódicos, al día siguiente.

Un día, la policía llegó al templo de Caracas e irrumpió en el lugar sagrado con sus zapatos y sus armas. Los devotos estaban indefensos. No se encontró nada anormal, pero los policías decidieron llevarse presos a todos los devotos presentes. Viraha, el presidente del templo, preguntó si podían dar algún tiempo a los devotos para terminar el programa de la mañana. Estuvieron de acuerdo en esperar, media hora solamente. Viraha pidió a un devoto que leyera algo. Virabahu Dasa abrió al azar el libro de Krishna y empezó a leer. Por coincidencia feliz, el capítulo fue " Kamsa Comienza sus persecuciones."

Al mediodía, algunos otros devotos llegaron a la cárcel con prashada. Se les permitió distribuir los alimentos a los devotos encarcelados e incluso, dieron algunos a los policías. La policía se disculpó, diciendo que lo sentían mucho porque veían que los devotos eran buenas personas, pero que tenían que obedecer a sus autoridades. Los devotos fueron liberados aquel mismo día, sin cargos, pero al día siguiente del incidente, se informó en la prensa de una manera sensacional. Un abogado, que leyó el artículo y consideró que se había hecho una injusticia con los devotos, vino al templo y ofreció sus servicios de forma gratuita. Era Bolívar, el mismo abogado que había salvado a Hanuman en la universidad un año antes. Bolívar se convirtió en el asesor legal del templo, y su servicio fue de una gran ayuda, en ese momento difícil, del comienzo.

El Embajador de Kassa

A pesar de estos obstáculos, la conciencia de Krishna continuó expandiéndose con éxito en Venezuela. Todos los domingos, el templo estaba lleno de huéspedes felices que disfrutaron del ambiente festivo trascendental creado por el entusiasmo y la sinceridad de los devotos. Los devotos estaban distribuyendo miles de libros y revistas en toda Venezuela. La buena noticia pronto llegó a Srila Prabhupada, quien estuvo muy contento. En octubre de 1974, Prabhupada envió una carta a Hridayananda Dasa Goswami, ya él se había convertido recientemente en Comisionado del Cuerpo de Gobierno de ISKCON, el GBC (Governing Body Comission), para Venezuela, en la que dijo:

En realidad, estos libros son la piedra fundamental de nuestro movimiento. Cualquier cosa, duerme en los libros, hasta el momento de leerlos y distribuirlos. Este debe ser nuestro único lema. Su invitación para visitar México y Caracas suena muy bien, y voy a estar muy contento de venir allí. Voy a ir a Hawaii, en algún momento de diciembre, y entonces, podría ir donde quieras.

Pero Prabhupada no pudo visitar Venezuela sino hasta el 18 de febrero de 1975. Un mes antes de su visita, con su aprobación, los devotos Caracas celebraron una ceremonia de instalación de las deidades de Goura - Nitai. Para esos días, la conciencia de Krishna se había extendido a otros países de América Latina, y la visita de Prabhupada a Venezuela se convirtió en un punto focal para los devotos en toda la región. Los devotos de Brasil, Argentina Trinidad, Santo Domingo, México, Puerto Rico, e incluso, de lugares tan lejanos como Canadá y los EE.UU., acudieron a Caracas para la visita de Prabhupada. En la noche de la llegada de Prabhupada, los devotos realizaron un kirtana en el templo con gran vigor y entusiasmo. Cuando Prabhupada llegó y salió del automóvil, todos, ofrecimos inmediatamente nuestras respetuosas reverencias. Para la mayoría de nosotros, era la primera vez que íbamos a ver a nuestro maestro espiritual. Hubo emoción y la felicidad en el rostro de cada uno, y debido a la atmósfera trascendental creado por la presencia de Prabhupada, parecía que el templo estaba flotando en el aire. El kirtana continuó sin disminuir. De repente, Prabhupada me miró. Yo nunca había visto a alguien con una mirada tan transparente y pura. Parecía que el mundo espiritual se manifestaba ante nosotros. Un embajador de la tierra de Krishna, Vrindavana, estaba entre nosotros, y con una mirada misericordiosa, estaba aprobando nuestro humilde esfuerzo para darle la bienvenida.

Tras la ceremonia de bienvenida, Prabhupada miró a las Deidades, y dijo: "Es muy bueno que estos dos Prabhus (Sri Sri Goura - Nitai), están aquí con nosotros esta noche. Ellos vinieron aquí desde su casa en Navadvipa, que es muy lejos de esta tierra... Hay una canción hermosa. ¿Pueden seguirme?".

Mientras que, con sentimiento, miraba las hermosas deidades doradas, Prabhupada comenzó a cantar Parama Karuna. Con sólo pronunciar las dos primeras palabras de la canción, la voz de Prabhupada se anudó en la garganta y las lágrimas de amor salieron de sus ojos cerrados.

Me sentí humillado, habiendo sido tan afortunados de presenciar una verdadera emoción espiritual de Prabhupada, tomé nota de mi propio condicionamiento material. Como resultado, este verso del Srimad – Bhagavatam, 14.11.23, ha llegado a significar mucho para mí: " Si el vello no se eriza, ¿cómo puede derretirse el corazón? Y si el corazón no se derrite, ¿cómo, fluyen de los ojos, lágrimas de amor? Si no se llora en la felicidad espiritual, ¿cómo se puede ofrecer servicio amoroso al Señor? Y sin ese servicio, ¿cómo, entonces, puede purificarse la conciencia?".

Después de unos minutos, Prabhupada regresó a la conciencia externa con, los ojos brillantes de emociones espirituales. Él dijo: "Parama karuna... El Señor Chaitanya es tan misericordioso. Si Él hubiera venido a matar a los demonios como Krishna lo hizo, entonces, prácticamente hablando, no quedaría casi nadie en Kali-yuga. En esta era, lo divino y el espíritu demoníaco están en el mismo cuerpo, y el Señor Chaitanya vino a matar el espíritu demoníaco con el Canto del Santo Nombre de Krishna. Ustedes son muy afortunados porque han recibido la misericordia del Señor Chaitanya. Ahora, lo que tienen que hacer es que los demás tengan esta misma suerte, también".

Desde ese día, nuestras Deidades llegaron a ser conocidos como Parama Karuna Goura- Nitai.

Srila Prabhupada permaneció durante siete días en Caracas, y durante su visita, tuvo entrevistas con profesores, psiquiatras, con la Sociedad Metafísica y con un grupo de yoga. Cada día iba a un parque para su caminata matinal. Bolívar, el abogado, acompañó a Prabhupada cada mañana y le hacía preguntas, que Prabhupada disfrutaba en contestar.

¿Antigua cultura védica en América del Sur?

Una mañana en el parque, Srila Prabhupada dijo a los devotos que el Señor Ramachandra, había venido una vez, a través de un túnel desde Sri Lanka, a Brasil, donde el hermano de Ravana, Mahiravana, tenía su cuartel general. Cuando los demonios le pidieron al Señor postrarse delante de la diosa Kali, para sacrificarlo ante ella, el Señor Ramachandra les pidió que le mostraran cómo hacerlo. Cuando se inclinaron, el Señor tomó una espada y les cortó la cabeza. Curiosamente, cerca de la finca de ISKCON, en el Amazonas, en Brasil, hay un antiguo pueblo llamado Hanuman. También, en el Amazonas, en Venezuela, hay una montaña llamada Meru (Churún Merú, de churún, monte o tepuy, Merú, el tepuy del Salto Angel, el más alto del mundo. En el Bhagavad-gita Tal Como Es, Krishna dice, en el Capítulo 10, "La Opulencia del Absoluto", texto 23: "de las montañas Yo soy Meru". Nota del Traductor).

En un paseo por la mañana, Prabhupada se detuvo a observar algunos caimanes nadando en un lago. Uno de ellos se detuvo a mirarnos y, abriendo su boca, mostró sus grandes dientes.

El cocodrilo cerró la boca y la abrió de nuevo.

Prabhupada sonrió y dijo: " No hay comida. Él nos invita".

El 22 de febrero de 1975, hubo una ceremonia de iniciación y muchos devotos de Venezuela y otros países de América Latina fueron iniciados por Srila Prabhupada.

Cuando me llamaron para recibir la iniciación, Prabhupada me dijo: "Tu nombre es Jagat Chaksur Dasa. Jagat Chaksur significa "El ojo del mundo". En cualquier situación o lugar que nos encontremos, siempre debemos sentir los ojos de Dios en nosotros. Él, es el testigo de todo lo que hacemos. Debemos recordar eso, siempre".

Prabhupada señaló con el dedo hacia mí y dijo: "No se puede ocultar, nada, a los ojos de Dios".

Sentí que Prabhupada estaba leyendo mi mente, porque a veces, yo solía ir a la cocina, robar un dulce y esconderme en algún lugar para comerlo, pensando que nadie me estaba mirando. Ahora, sentía que Prabhupada me había atrapado, en frente de todos.

Este incidente me hizo más consciente de Krishna, y me gustaron mucho las palabras de Prabhupada. En compañía de Prabhupada, todo estaba sobrecargado de conciencia de Krishna, y me sentí seguro y protegido de la ilusión de Maya. Prabhupada habló desde la plataforma trascendental y sus palabras nectáreas penetraban la densa oscuridad de mi corazón, que alumbraban mi ser, con el claro entendimiento de que yo soy el sirviente eterno de Krishna.

Continuar con el entusiasmo

Inevitablemente, la mañana de la partida de Srila Prabhupada llegó. Frente a las Deidades, Prabhupada dijo que se sentía feliz en el templo de Caracas y solicitó a todos seguir fielmente sus instrucciones para realizar el servicio devocional y que así, en esta misma vida, veríamos a Krishna cara a cara. Citó a Srila Rupa Goswami, en "El Néctar de la Instrucción". Prabhupada dijo:

Utsahat. Lo primero es el entusiasmo. Tengo que ver a Krishna. Usted está viendo a Krishna. La Deidad de Krishna y Krishna no son diferentes. Pero, incluso, personalmente, podemos verlo. Simplemente, tenemos que continuar con el entusiasmo. Entusiasmo significa tomar las cosas muy en serio: utsahat. Dhairyat, pacientemente. Aunque estamos decididos a regresar al hogar, de vuelta a Dios, debemos seguir, con paciencia y entusiasmo, las reglas y regulaciones.

En el aeropuerto, Hridayananda Goswami presentó a Srila Prabhupada el Primer Canto del Srimad Bhagavatam en español, que acababa de llegar de Los Ángeles al aeropuerto. Prabhupada dejó Venezuela con el libro en la mano.

La visita de Prabhupada creó un ambiente armonioso y muy espiritual en el templo. Los devotos sintieron que su visita había pasado demasiado rápido, y sintieron profundamente la separación de él, sin saber, cuándo volverían a tener la oportunidad de verlo. Pero, por la misericordia de Krishna, más de treinta devotos del templo de Caracas, pudieron ver a Prabhupada otra vez, en el primer Rathayatra de Nueva York, en julio de 1976.

En una carta, Prabhupada escribió: "Siempre estoy pensando en el templo de Caracas. Aunque yo estuve allí una vez, me ha quedado una impresión".

A pesar de que Prabhupada haya desaparecido de nuestra visión mundana, se quedó para siempre en el corazón de todos sus seguidores sinceros, guiándolos a través de su estancia en este mundo material, y siempre, llamando de vuelta a casa, de vuelta al Supremo.

Fuente: "Back To Godhead" Magazine, Revista "De vuelta al Supremo". Volumen 38. N º 6. Noviembre de 2004. Traducción del original en inglés: Gouranganatha Dasa Brahmachari. Especial para la Página Web de ISKCON CARACAS. 13-14 de febrero de 2014.

Ver el álbum de fotos de su visita: http://iskcon.com.ve/visita-trascendental-de-srila-prabhupada-venezuela-...

Algunas imágenes en video durante su visita: http://iskcon.com.ve/srila-prabhupada-de-visita-en-venezuela